15 cosas que solo los dueños de gatos malvados entenderán

Si tienes un gato sabrás lo impredecibles que pueden ser, pues no importa realmente qué tanto te esfuerces, algunas veces puede parecer que tu gato no sólo es malo, sino que te odia y quiere verte sufrir

15 cosas que solo los dueños de gatos malvados entenderán

Te dejamos estas imágenes que sólo aquellos amantes de estos felinos entenderán.

 

1. No son muy compartidos

Suelen ocupar más espacio del necesario


2. A veces te pueden mirar como si de verdad te odiaran… sin ninguna razón

Esa mirada de "no me agradas" suele ser común


3. Pueden ser un poco posesivos… sólo poquito

No importa qué estés haciendo ¡quieren tu atención completa!


4. ¿Una selfie tierna con tu gato? ¡Olvídalo!

No son tan amantes de las fotos; buscarán arruinarlas


5.- Rechazará la comida que le des

Ellos merecen un mejor alimento


6. Pero siempre buscará robar tu comida

Se escurrirán en lugares que jamás imaginaste


7. Acéptalo, tu ropa siempre tendrá pelo de gato

¿Ropa limpia? Un lugar perfecto para acurrucarse


8. Sus acciones no siempre tienen sentido

Sinceramente nunca se arrepienten

 

“Me oriné en el hamster”


9. ¿Tener adornos en la casa? No con un gato; no los acepta, no le gustan, no los quiere

Tirarán todo lo que puedan... quizás les estorba


10. No es muy amable con otros gatos tampoco

"¡No me gusta convivir!"


11. No te deja dormir

La hora perfecta para maullar es mientras tu duermes


12. ¿Su lugar favorito? Justo enfrente de la televisión… cuando la estás viendo

"¿Estás viendo esto? Mejor mírame a mí"


13. Siempre quieren entrar a la casa… espera, siempre quieren salir también

Constantemente quieren entrar... o salir


14. No les encanta que los cargues

No demuestran tanta emoción si los cargas


15. A pesar de todo, ¡no puedes evitar amarlos con todo tu corazón!

¡Pero son adorables!

Si te gustó esta nota, te recomendamos:

20 Ilustraciones de las frases más coloquiales que te sacarán más de una carcajada
Conoce a Galen, el perro que finge su muerte para pedir limosna