Estimula tu erotismo a través de la saliva

De acuerdo con la comunicadora especializada en sexualidad y relaciones de pareja, Elsy Reyes, la saliva es un herramienta que les permite a las persona descubrir el nivel de excitación de su pareja

Estimula tu erotismo a través de la saliva

Presente en el primer contacto sexual: el beso. La saliva, además de mantener humedad la boca, es un afrodisiaco y lubricante natural que le puede permitir a la pareja alcanzar otros niveles de excitación y placer en la intimidad de la alcoba.

 

De acuerdo con la comunicadora especializada en sexualidad y relaciones de pareja, Elsy Reyes, la saliva es una herramienta que les permite a las personas descubrir el nivel de excitación de su pareja. Ya que las cantidades y variaciones de la misma pueden determinar el éxito de un encuentro sexual.

 

Sin embargo, ¿cómo controlar y utilizar este elemento natural a nuestro favor sexual? Para ello Ciertas Cosas, con información de Elsy Reyes, te ofrece cinco tips:


1. Beso. Un estudio realizado por la Universidad de Rutgert, por la antropóloga Helen Fisher, reveló que la saliva contiene pequeñas cantidades de testosterona lo que produce un incremento en el deseo sexual cuando se produce un beso. Besar es la forma de medir el mejor momento para saber cuándo acariciar la vulva y clítoris o penetrar ya sea manualmente o con el pene.


2. Sabor. De acuerdo a una investigación del Instituto de Anatomía Humana de la Universidad de Florencia, el sentido del gusto es otro factor clave en los mecanismos sexuales, ya que la química entre dos personas se potencializa cuando mezclan sus salivas, prueban su piel y fluidos: semen y sudor.


3. Pezones. Despiértalos. Comienza desde la unión de las axilas y uno de sus pechos. Ve bajando la lengua dejando un camino de saliva, sopla sobre ésta para dar un contraste de temperaturas, y ve acercándote hacia el pezón. Rodea la areola con masajes de lengua y regresa hacia la axila. Por ultimo succiona y ensaliva el pezón.


4. Entrepierna a clítoris. Aproximadamente a su rodilla hacia arriba, en la entrepierna, hay un punto de terminaciones nerviosas conectadas directamente a su clítoris. Recorre ese punto con tu boca y da ligeras succiones en su piel. Tras un par de éstas, lame en diferentes direcciones y movimientos. Tal cual dieras sexo oral. Con esto abrirás sus sentidos a un mayor placer.


5. Dedos. En las yemas de los dedos tenemos terminaciones nerviosas, actívalas a través de la saliva. Succiona sus dedos como si estuvieras imitando el sexo. Del mismo modo, puedes generar un reflejo si lames la unión  entre sus dedos pulgar y cordial.

 

Si te gustó esta nota, te recomendamos:

Si no te sientes bonita, lee esto.
Dos ex novios se preguntan cosas demasiado honestas y de pronto todo se vuelve muy real