Cómo transformar una botella de vidrio en algo útil.

Aprendé a reciclar botellas de vidrio y convertirlas en floreros, lámparas o vasos.

¿Te ha pasado alguna vez que tienes una hermosa botella de vidrio que te gustaría transformar en vaso o cortar para hacer cualquier otra manualidad? Puede que en ese momento hayas pensado que no tenías los materiales que se requieren para recortar el vidrio, pero en realidad es mucho más fácil de lo que crees. Y lo único que necesitas en un hilo de algodón, alcohol de 96º, fuego y las ganas de aprender cosas nuevas.

 

Pasos a seguir:

  1.  Moja el hilo de algodón en alcohol
     
  2. Ata el hilo alrededor de la botella a la medida que quieres que se haga el corte. El hilo que sobra córtalo a ras del nudo (el corte de la botella se hará 1 cm sobre la marca del hilo)
     
  3. Enciende el hilo con un encendedor o cerilla (fíjate de haber lavado bien tus manos y de que no tengas alcohol en ellas) y deja que se consuma todo el alcohol hasta que el hilo se ponga negro.
     
  4. Sumerge inmediatamente la botella en un balde con agua fría (la botella invertida si lo que quieres usar es la parte de abajo de ella) la mueves un poco y listo. Vas a escuchar un ruido cuando se separe el vidrio. Si cuando la sacas del agua todavía no se ha cortado, dale unos golpes suaves o vuelve a repetir los pasos.

El vidrio se corta debido al cambio de temperatura en el lugar donde estaba el hilo. Para hacer una taza puedes realizar la misma operación en la parte de la boca de la botella y luego con un pegamento muy resistente, pegas el círculo como oreja.

 

Para suavizar los bordes

Para que los bordes de las botellas queden sin filo, hay que pasar primero una lija al agua de grano medio y después una de grano fino. También puedes aplicar después ‘pasta’ de pulir, para dejar un mejor acabado.

Para un trabajo en serie lo mejor es darles un acabado con una máquina o taladro con lija para vidrio o alguna otra que no lo rompa. Recomendamos siempre utilizar gafas para protejer los ojos y los recaudos necesarios.

También se puede hacer con un mini-taladro (tipo Dremel) o a mano. Para intentar marcar bien el bisel (dejarlo plano y no redondeado), es recomendable que lo hagas a mano y acoplando la lija a un taco de madera, que has de pasar apoyando completamente en la arista.

Además, se puede pulir también con una pulidora. Pero con paciencia se puede hacer con tela esmeril, grano medio y luego grado fino. Otra alternativa es la piedra de afilar cuchillos, todo húmedo, luego se le pasa una lija al agua Nº180 o 200 por los bordes para retirar todo filo.

 


Si te gustó esta nota, te recomendamos:

5 beneficios de la lectura
Un experimento social causa polémica y controversia mundial.