Llenó su casa con 250,000 pelotitas de plástico para sorprender a su esposa.

Roman Atwood es el artífice de hacerle bromas pesadas a su esposa. Con la ayuda de sus amigos y familia, llenó el living de su casa con aproximadamente 250000 pelotitas de pelotero. La reacción de la esposa fue la mejor!

Llenó su casa con 250,000 pelotitas de plástico para sorprender a su esposa.

Roman Atwood es el artífice de hacerle bromas pesadas a su esposa. Con la ayuda de sus amigos y familia, llenó el living de su casa con aproximadamente 250000 pelotitas de pelotero. La reacción de la esposa fue la mejor!


Si te gustó esta nota, te recomendamos:

¡Una respuesta a un telemarketer para estallar de risa!
Esos extraños momentos que todo dueño de un perro conoce