Publicó una foto con el cajón de su esposo muerto para concientizar sobre las adicciones.

Eva Holland se tomó la foto junto a sus hijos y la publicó contando la lucha y el padecimiento de su familia a causa de las drogas. . Su conmovedora historia ya fue compartida 300.000 veces en Facebook.

Publicó una foto con el cajón de su esposo muerto para concientizar sobre las adicciones.

 

Eva Holland, oriunda de Ohio, Estados Unidos, decidió que tenía que hacer algo que ayudar a concientizar sobre lo devastadoras que pueden ser las drogas. Lo vivió en carne propia. Su marido, Mike Settles, de 26 años y padre de sus dos hijos había muerto por una sobredosis de heroína.

Entonces decidió publicar en Instagram y en Facebook una foto en la que están ella y sus dos hijos junto al cajón con su esposo muerto. Y acompaña la foto con un texto en el que dice estar "segura de que esta foto incomoda o enoja a algunos, pero la razón por la que decidí hacerla es mostrar la verdad sobre las adicciones".

"Ningún padre debería enterrar a su hijo y ningún hijo tan pequeño como los nuestros debería enterrar a su padre. Esto era evitable, no tendría que haber pasado, pero una mala elección destruyó su familia", afirma Eva en su publicación.

 

 

 

"Esconder los hechos sólo hará que esta epidemia siga creciendo", continúa. "La fría y dura realidad es que la heroína mata. Tal vez pensás que no te va a pasar nunca, pero adiviná, eso fue lo mismo que pensó Mike", agrega.

Eva cuenta que estuvieron juntos 11 años, y que ella estuvo con él desde antes de que arrancaran los problemas. "En jamás había imaginado que su vida terminaría así". Y cuenta que todo comenzó con analgésicos y luego derivó en la heroína. Había hecho rehabilitación, y estaba feliz. Pero meses atrás, un dolor de muela le jugó una mala pasada y volvió con los analgésicos. Y volvió a caer en la adicción. "Dijo que podía manejarlo, que podría parar por su cuenta y que no necesitaba otra vez ayuda", cuenta Eva. "Bueno, estaba equivocado. El viernes tomó su último aliento".

Eva dijo que había decidido publicar la foto y contar la historia "en caso de que pueda ayudar a alguien más". La foto tiene casi 300.000 compartidos en Facebook. En esa misma red social contó dos días después de su publicación que mientras caminaba por la calle se le acercó una mujer y le preguntó si podía abrazarla. Y le dijo que era una adicta a la heroína y que su posteo le había salvado la vida. "Precisamente de esto se trata", concluye Eva.

Si te gustó esta nota, te recomendamos:

Esto sucede cuando una Go Pro cae desde un avión
Solo el 3% de las personas son capaces de superar esta prueba de vocabulario, ¿crees poder lograrlo?