4 errores en los que puedes caer cuando te gusta alguien

Toma nota de estos consejos para seducir a la persona que te quita el sueño.

4 errores en los que puedes caer cuando te gusta alguien

¿Te gusta alguien? ¿Hay una persona que ronda en tu corazón, que alborota tu mente y que te quita horas de sueño? Entonces disfruta de esta sensación de desasosiego, de felicidad inmensa, de desesperación y por qué no, también de tristeza.

El amor es como subir a una noria y quedar sin aliento, pero antes de perder la respiración por completo, vale la pena ser prudentes y también valientes. Si te gusta alguien debemos desplegar todas nuestras artes, de lo contrario, lamentaremos toda la vida algo que no vivimos. Algo que nos hizo soñar, pero nos dejó sólo la duda.

¿Hubiera salido conmigo de habérselo propuesto? ¡Por qué no lo hice!

Para ello, vale la pena seguir estos pequeños consejos en materia de seducción, pero también de estrategias emocionales.

 

¿Ignorar? Nunca ¿Ser demasiado evidentes? Tampoco
Hay quien suele decirse aquello de “voy a ignorarlo para que se fije en mi”. ¿Qué sentido puede tener esto? Si te alejas, disimulas e ignoras a esa persona, lo que das es pistas de desinterés. Y pocas veces podemos cautivar a alguien regalando ausencias.En el otro extremo estarían aquellos que rozan casi el acoso. Tampoco es adecuado. Si bien es cierto que en materia de amor nada es seguro y en ocasiones estas técnicas suelen tener efecto, lo más prudente es tener en cuenta estos datos:

  • Usa el poder de tu mirada. La comunicación no verbal tiene un poder relevante en materia de seducción, así que nada de evitar ni acosar. Observa, mira, seduce, sonríe, atiende…
  • Sé accesible, se normal. Sé tu mismo en cada instante y no finjas cosas que no eres ni van contigo. Busca momentos en los que iniciar una conversación casual y no busques aparentar, muestra sencillez y sé lo más natural posible.

 

Cuidado con las amistades
Si te gusta alguien cuida a quién se lo dices, sé prudente. Mucha gente suele confiar en sus amistades para revelar al instante lo enamorados que están, lo obsesionados que están con determinadas personas. En ocasiones, nos pueden servir de ayuda, en otros casos lo que sucede es que pueden enturbiar el proceso de seducción.

  • Pueden ser indiscretos y adelantarse a comunicar tus sentimientos a esa persona, rompiendo la magia y poniéndote en evidencia.
  • Algunas amistades no lo son tanto, y se encargan de propagar en todo tu contexto social lo que sientes. Al final, el tema es de dominio público.

Si te gusta alguien, ve con calma, el amor es un proceso privado que debemos proteger.


Pero… ¿Y si me dice que no? ¡Mejor no le digo nada!
Cabe la posibilidad de que nos rechacen, eso está claro. No obstante, es mejor vivir y asumir un NO, que sobrevivir con una duda eterna.

Ten en cuenta que el amor, ante todo es aventura, coraje y emoción, por ello es necesario primero que cuidemos de nuestra autoestima. Un no no es el fin del mundo. Un rechazo se asume, se acepta y después, se deja ir. Pasamos página para “buscar otro libro”. Tarde o temprano aparecerá otra persona.

Así pues, cuando te sea posible y lo creas conveniente es necesario declarar tus sentimientos. Hazlo con naturalidad y no con “desesperación”. Un “me gustas” cara a cara es algo normal que la otra persona puede recibir con sorpresa… Y agrado.


Cuidado, no hables demasiado de tus relaciones anteriores…
¿Te ha pasado alguna vez? Alguien está intentando ligar contigo y te habla de sus múltiples relaciones anteriores. O más aún, intenta victimizarse con expresiones como “estoy muy solo”, “nadie me entiende”, “tengo claro que en esta vida siempre voy a estar solo”…

A las personas, tanto en hombres como en mujeres, no nos gustan los que van de víctimas ni tampoco los que se enorgullecen de sus múltiples conquistas. Por lo general, es mejor controlar estos aspectos:

  • Evita iniciar cada frase con el pronombre “YO”. Focaliza tu atención en la otra persona, atiéndela, pregunta pero no interrogues, inicia conversaciones cotidianas, cómodas…
  • No cometas el error de criticar a tus anteriores parejas. Algo así ofrece desconfianza.
  • Focaliza tu conversación en el presente, en el aquí y ahora, en lo que sientes, en lo que ves ante ti, cautiva, seduce con gestos y miradas y no hables demasiado de tu pasado. No es el momento. Haz que el momento que compartes con la persona que te gusta sea significativo y divertido. Hazle reír.

Si te gustó esta nota, te recomendamos:

Hay una manera en la que puedes hacer que tu cerebro se desenamore de alguien
Carta abierta para la chica con la que mi novio me engañó